lunes, 31 de agosto de 2015

(IX) VIDEO-RESUMEN DEL ERMITAÑO: sus características y su relación con las flores Willow, Honeysuckle y Elm

   Siguiente vídeo en donde hago un resumen breve de esta carta, además de su vínculo terapéutico con las flores de Bach que le corresponden.
   Nos vemos hasta el siguiente arcano mayor :D. 


domingo, 23 de agosto de 2015

(IX) EL ERMITAÑO Y ELM: del agobio a la sensata responsabilidad

   


   El Ermitaño y Elm son dos elementos que a simple vista pueden sonar muy poco relacionados. Por un lado tenemos al anciano sabio que rumbo a una montaña se dirige a conocerse a sí mismo, ¿o guía a otros a ese destino? Mientras que por el otro, tenemos una flor de Bach que, desde una perspectiva terapéutica, cura principalmente el agobio producido por el exceso de responsabilidad a causa de querer ser siempre un ejemplo para todos. ¿Qué relación podrían tener estos dos elementos en un mismo aspecto? Veámoslos a profundidad…
   Si el Ermitaño era el viejo sabio que nos encontrábamos en el camino, que nos guiaba y nos enseñaba muchos secretos de la vida, representa también un camino hacia nosotros mismos, es decir, un viaje a las profundidades de nuestro ser que nos conduce a conocernos más, causando así, que muchas ideas o actitudes se modifiquen en nuestro ser (el significado oficial del Ermitaño). Sin embargo, cuando hablamos de esta carta, dijimos que el Ermitaño no sólo era una especie de guía interior o exterior que teníamos nosotros para ser educados, sino que igualmente, nosotros podíamos ser ese guía –ese Ermitaño– que conducía a los demás; no es de extrañarnos que en una lectura de Tarot muchas veces el Ermitaño no nos esté hablando de introspección, silencio, conocimiento o incluso tristeza en nosotros, sino nos puede estar diciéndonos de nuestra propia capacidad para guiar a los demás mediante nuestras cualidades que nos brinda este naipe. En este caso, es cuando entra la Flor Elm, porque para ser guía se necesita trabajo, entusiasmo y sobre todo responsabilidad con quienes nos requieren. Elm es una flor que brinda las cualidades de liderazgo que nos entrega el Ermitaño, pero lo hace sin sentirnos abrumados ni tampoco teniendo esa ciega necesidad de ser perfectos y ser siempre un ejemplo para los demás; podemos equivocarnos, sí, estamos en todos nuestros derecho, podemos cansarnos, también, porque somos personas. Elm ayuda a tener las cualidades de guía y líder que el Ermitaño nos brinda, pero sin sentirnos abrumados por esa responsabilidad.
  

   En resumen, recetaremos Elm cada vez que nos aparece el Ermitaño en posición normal, siempre y cuando nos indique que estamos en el camino de guiar a otros (la principal diferencia respecto a otras flores del Ermitaño), pues esta flor es sumamente importante cuando hemos asumido el reto de nosotros tomar nuestro bastón y nuestra linterna para ser el guía de otros en su proceso de introspección y aprendizaje. El Ermitaño nos dará las capacidades de liderazgo, enseñanza y conocimiento, Elm permitirá que estas cualidades de trabajo no nos abrumen o nos terminen cansando. 

sábado, 22 de agosto de 2015

(IX) ELM: usos generales, específicos y algunas combinaciones

Los usos tantos generales como específicos que daremos a Elm, son los siguientes:


   USOS GENERALES DE ELM: Para el exceso de trabajo y responsabilidad. Elm está enfocado básicamente en brindarnos un poco de atenuación a nuestro cuerpo, de tal manera que nos permitamos relajarnos y vivir igualmente ciertos momentos de ocio y descanso. Elm está enfocado primordialmente para todas aquellas personas que viven bajo el estrés por querer cumplir todos sus compromisos, que descuidan el descanso y, por consiguiente, su salud. También para quienes siempre están cansados, abrumados por la responsabilidad y que por último terminan cayendo en depresión por no poder cumplir con toda la tarea que se le ha asignado.
   Elm suaviza el pensamiento y brinda flexibilidad a nuestras obligaciones sin caer tampoco en la pereza.
   El otro uso importante de esta flor va ligado al anterior, y tiene que ver con el concepto que tenemos de nosotros mismos sobre nuestro fuerte sentido de responsabilidad. Una personalidad que requiere de esta esencia es alguien responsable, sí, pero que normalmente lo exagera y cae en un sentido de perfección. Estas personas tienen una imagen idealizada de sí mismos y normalmente se autoexigen en exceso, porque pretenden siempre ser líderes de los demás o dar el ejemplo. Elm les permite esto, pero dentro de los límites de su resistencia y sin sobrepasar en su trabajo.

   USOS ESPECÍFICOS DE ELM: 

1.- Para estados psíquicos y emocionales:
   -Para el fuerte sentido de responsabilidad que termina abrumando
   -Para las personas que empecinadamente siempre quieren ser líderes o dar el ejemplo a los demás
   -Para el abatimiento producido por no poder cumplir con todas las obligaciones asignadas
   -Quienes sienten que no han hecho suficiente trabajo todavía
   -Quienes se comprometen más de la cuenta

2.- Para padecimientos físicos: Indirectamente, Elm ayuda en los siguientes padecimientos:
   -Para grandes dolores físicos de cualquier tipo
   -Tensiones musculares
   -Accidentes cerebrovasculares
   -Cansancio agudo
  
ALGUNAS COMBINACIONES CON ELM PARA TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS O ESPECIALES:



 Asumir responsabilidades que no le correspondenElm + Centaury + Pine




Dolores agudos por cualquier enfermedad: Elm + Cerry Plum + Olive




Ciática: Elm + Impatiens + Larch 

viernes, 21 de agosto de 2015

(IX) ELM: análisis y principales características

   Esta flor Elm u Olmo como se llama en español, pertenece al grupo de flores que Bach clasificó para la «desesperación y agotamiento», pues dentro de las características que alivia está esencia, está la de curar el abatimiento causado por el exceso de responsabilidades, el asumirse con un rol de líder y querer siempre ser un ejemplo para los demás, a cualquier precio.
   Elm es una flor que proviene de un árbol majestuoso con su mismo nombre y que, alzándose alto, se presenta en la naturaleza vigoroso e imponente.
Árbol del Olmo (Elm)

  
   Nombre Científico: Ulmus procera
   Método de preparación: ebullición
   Partes usadas para el remedio: las flores con parte de sus ramas
   Estados de ánimos principales que corrige:
   -Personalidades excesivamente fuertes, que atraviesan crisis de debilidad
   -Un marcado y exagerado sentido de responsabilidad
   -Miedo a no llevar a cabo compromisos personales
   -Aceptación de trabajo más allá de sus fuerzas
   -Querer ser el líder o dar el ejemplo a cualquier precio
   -Postración y agotamiento
  
Flores Elm en estado silvestre
   Características propias de la flor y su cultivo: Como dijimos al comienzo, el Olmo es un árbol majestuoso e imponente que crece principalmente en zonas húmedas. Su característica principal es que suele crecer solitario (¿el Ermitaño?) y suele alcanzar fácilmente los 30 metros de altura. Su madera es gruesa y resistente, lo que transmite un sentimiento de fuerza y protección. Se relaciona a la obtención de nuevos caminos y el alcanzar la cima de la vida.   

   Análisis de la esencia floral Elm: Su definición oficial es la siguiente: «para aquellos que están haciendo un buen trabajo, que están siguiendo la vocación de su vida y esperan hacer algo de importancia, frecuentemente en beneficio de la humanidad. A veces pueden tener momentos de depresión, cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y sobrepasa el poder de un ser humano».
   La esencia principal que yace en una personalidad tipo Elm, es aquella de alguien noble de espíritu que siempre muestra preocupación y compasión hacia los demás, alguien que suele ser altruista por naturaleza y que refleja mayor empatía que el resto. El problema, sin embargo, proviene cuando asume estos papeles con demasiada entereza, dejándose llevar por situaciones en las que se considera imprescindible y las asume con demasiada responsabilidad. Se generan una imagen idealizada de sí mismo y, en consecuencia, asumen mayores responsabilidades dentro del entorno donde se ubica. Todo esto los lleva a sentirse prontamente abrumados por los compromisos y cansados de sus muchas obligaciones, causando que fácilmente sean invadidos después por un sentimiento de duda e incapacidad. Aparece la depresión cuando creen no poder demostrarse a sí mismo y a todos quienes dependen de ellos, que no son lo suficientemente buenos para ser un líder o un ejemplo a seguir.
   No es de extrañar que estas personalidades den demasiada importancia a lo que los demás esperan de ellos, y se olvidan que deben primero ser responsables de sí mismos, asumiendo también una etapa de ocio y descanso. Conceden demasiado tiempo e intención en realizar sus tareas, teniendo un rígido concepto sobre la perfección y el liderazgo.

   Este remedio es útil para equilibrar a la persona entre el trabajo y el descanso. Cuando se siente abrumados por la responsabilidad y creen erróneamente que sin ellos nada del compromiso donde están inmersos funcionaría. En el fondo, tienen miedos de perder el control sobre todas las cosas.  

Flor Elm en una tarjeta de diagnóstico

domingo, 16 de agosto de 2015

(IX) EL ERMITAÑO Y HONEYSUCKLE: del paso por los recuerdos hacia el paso por el presente



   La relación Ermitaño/Honeysuckle puede resultar bastante sencilla de entender, pues si recordamos, el Ermitaño representa, entre otras cosas, ese periodo de introspección y análisis que nos hacemos en nuestra vida, que muchas veces requiere de un silencio y una soledad total para escuchar lo que nosotros mismos nos queremos señalar. Honeysuckle por su parte, representa el adherirnos al pasado, el no querer avanzar, es decir, en cierto modo esta esencia nos habla de una negación a nuestro presente, el no desear escucharnos a nosotros mismos y a no querer cambiar o avanzar en nuestra vida. Justamente contrario a lo que el Ermitaño nos pide.
   La flor Honeysuckle por tanto, puede resultar tremendamente útil en una personalidad bajo el influjo del Ermitaño, porque no sólo nos alivia la tristeza y la soledad propiamente dicha de este arcano, sino que también, nos conforta, nos enseña a desprendernos de lo viejo y tener la energía suficiente para mirar nuestro presente y avanzar, tan igual como la imagen del viejo Ermitaño que con su lámpara va avanzando hacia nuevos rumbos. Honeysuckle nos invita a relajarnos, a ver la vida desde nuevas perspectivas, y como ya no tenemos un pasado del que dependemos empecinadamente, tenemos la capacidad para hacer mayores introspecciones a nosotros mismos, mayores análisis a nuestro presente para planearnos y darnos un mejor futuro. Justamente lo que el Ermitaño de la foto nos invita a que hagamos.
  
   Es por eso que en una lectura de Tarot, recetaremos Honeysuckle cada vez que el Ermitaño nos aparezca en posición normal. De esta forma, estaremos ayudando al consultante a pasar por ese periodo transitorio quizá un poco solitario para él, de tal manera que le permitiremos trabajar libremente en sus propias decisiones, en su propio camino, sin apegarse a sus ideas convencionales ni mucho menos a sus situaciones pasadas que lo hagan resistirse al cambio. El Ermitaño le brindará las herramientas para crecer, para ser alguien mejor; Honeysuckle, permitirá que este proceso sea tremendamente correcto y satisfactorio. 

(IX) HONEYSUCKLE: usos generales, específicos y algunas combinaciones

Dijimos que Madreselva o Honeysuckle era la flor de los recuerdos, unos recuerdos que muchas veces nos hace caer en una nostalgia que rebasa la normalidad, volviéndonos en seres dependientes del pasado y sometidos a éste para ser feliz. A continuación estudiaremos los usos terapéuticos que tiene esta esencia Honeysuckle y en qué situaciones debemos administrarla a nuestros consultantes:


   USOS GENERALES DE HONEYSUCKLE: El espectro de uso que tiene esta flor sobre los pacientes no es muy variado, básicamente veremos que cumple con su función primordial que es curar la nostalgia, la melancolía y tristeza producto de esos inconmensurables recuerdos que se nos vienen a la mente. Todo lo que son recuerdos, experiencias (buenas o malas) y vivencias que nos invaden de manera constante, pertenecen a una situación patológica, y más aún si esto nos impiden disfrutar el presente o, peor todavía, vivir en él. Honeysuckle alivia los recuerdos, los merma y los encierra en esa misma cajita donde están todas nuestras vivencias, no nos hace olvidarnos de ellos porque eso sería imposible, simplemente, les da su lugar adecuado, de tal manera que no nos bloqueen nuestros anhelos de avanzar o de vivir nuevas experiencias en nuestro presente.
   Honeysuckle por tanto puede servir para muchas situaciones relacionadas a nuestra necesidad de vivir en el pasado y los recuerdos, pues si desglosamos este problema, veremos que las situaciones son muchas, como algunos de ellos que citaremos a continuación en sus usos específicos:

   USOS ESPECÍFICOS DE HONEYSUCKLE: 

1.- Para estados psíquicos y emocionales:
   -Añoranza y nostalgia excesiva hacia el pasado
   -Creer que toda la felicidad ya se ha vivido, por tanto no espera nada ni del presente ni del futuro
   -Déficit de atención hacia el presente por estar inmerso en los recuerdos
   -Ayuda a enfrentar el apego hacia seres queridos ya idos; ya sea por muerte, ruptura, pérdidas, etc.
   -Ayuda a superar secuelas o eventos del pasado que se nos hace imposible olvidar
   -Para personas mayores que viven de los recuerdos y experiencias en exceso
   -Facilita el cambio de situaciones, ejemplo: trabajo, para no quedarnos apegados a lo viejo
   -Ayuda a hacer a un lado las vivencias pasadas para concentrarnos en el ahora y en nosotros mismos
   -Enfrentar la vida con mayor alegría y entusiasmo

2.- Para padecimientos físicos: Indirectamente, Honeysuckle ayuda en los siguientes padecimientos:
   -Cualquier enfermedad de larga duración
   -Artritis y artrosis en general
   -Envejecimiento prematuro
  
ALGUNAS COMBINACIONES CON HONEYSUCKLE PARA TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS O ESPECIALES:



Para problemas de adaptación: Honeycuckle + Walnut + Scleranthus





Cualquier pérdida en el pasado: Honeysuckle + Star of Bethlehem

 




Vivir el presente, sin apartarse de él: Honeysuckle + Clematis 

sábado, 15 de agosto de 2015

(IX) HONEYSUCKLE: análisis y principales características

La flor de los recuerdos. Honeysuckle tanto en sus características físicas como en su aroma parece producirnos un efecto especial: evocar el pasado. De alguna manera, esta esencia nos conduce por un túnel en el tiempo, y nos ayuda a encontrar aquellas mágicas historias que vivimos con anterioridad, así como también, los eventos alegres y tristes, causándonos un intenso sentimiento de nostalgia que, mal trabajado o canalizado, podrían conducirnos a la infidelidad o, mínimamente, a no disfrutar de nuestro presente.
Planta Honeysuckle sobre un muro
   Esta es una flor que se desarrolla en climas cálidos, es trepadora y crece muy deprisa, cubriendo árboles, pérgolas y muros. Honeysuckle provoca una sensación de «abrazo», el abrazo del pasado, el cual nos puede atar a él e impedirnos ver la vida con mayor optimismo.  
  
   Nombre Científico: Lonicera Caprifolium
   Método de preparación: ebullición
   Partes usadas para el remedio: flores completas con tallos y hojas
   Estados de ánimos principales que corrige:
   -Nostalgia y melancolía profunda
   -Añoranza obsesiva hacia el pasado
   -Idealización excesiva del pasado
   -Escaso interés hacia el presente por estar siempre recordando
   -Infelicidad
Flores Honeysuckle en estado silvestre
   -Constante deseo de volver a empezar
  
   Características propias de la flor y su cultivo: Honeysuckle (Madreselva en español), es una planta trepadora que crece fácilmente y se envuelve alrededor de diferentes estructuras, como árboles o construcciones. Tiene preferencia por climas cálidos y no tiene mucha dificultad por crecer en diferentes tipos de suelo. Sus flores tienen forma de campana, con colores que van desde el rosa al blanco.

   Análisis de la esencia floral Honeysuckle: Edward Bach dijo de esta flor lo siguiente: «para quienes viven absorbidos por el pasado, que quizá fue una época de gran felicidad; o en los recuerdos de un amigo perdido, o de ambiciones que no se han hecho realidad. Ya no esperan mayor felicidad que la que han experimentado.»
   Esta flor, como otras más, pertenece al grupo de flores que el Dr. Bach clasificó para: el desinterés por el presente. Y es quizá, en compañía de la flor Clematis, las dos más relacionadas a esa tendencia de olvidarse del presente por vivir en otra época. En el caso de Clematis, vimos que la persona tendía a perder su contacto con la realidad por añorar momentos mejores que estaban por suceder (proyectarse hacia el futuro); en el caso de Honeysuckle sucede lo contrario: la persona cree ya haber vivido su máxima felicidad y por tanto sus pensamientos e interés se centran en el pasado.  
   La personalidad que requiere de esta esencia, entonces, tiene una fijación obsesiva y excesiva hacia el pasado, provocando una dependencia hacia éste, volviéndolo indispensable de su propia vida. A la persona se le vuelve imposible conectarse con el presente, en consecuencia, genera una idealización a los momentos ya vividos y un rechazo absoluto a lo que está viviendo.
   Las características más claras de un individuo Honeysuckle es su falta de superación, cuando tienden a idealizan los momentos vividos, además de una clara dificultad para concentrarse y analizarse profundamente. En cierto modo, este defecto en la personalidad no es más que un mecanismo de defensa, refugiándose en el pasado para no tener que enfrentar cualquier situación del ahora. Esta persona ignora la fluidez de la vida, las experiencias, olvidándose de encarar su realidad, su presente.
   Es común ver estos comportamientos, nuevamente, en personas ancianas o mayores, aunque no es propiamente de ellos. Honeysuckle puede evidenciarse en rupturas sentimentales, pérdida de seres queridos, cambios de país, trabajo o vivienda. Es decir, es una flor que ayuda igualmente a enfrentar el cambio.  

Honeysuckle en una tarjeta de diagnóstico

domingo, 9 de agosto de 2015

(IX) EL ERMITAÑO Y WILLOW: de la triste soledad a la paz interior

   


   Si el Ermitaño representa un periodo importante en nosotros, tanto para autoanalizarnos como para conocernos, es importante señalar cuales son los límites en que debemos  manejarnos, pues interiorizarnos demasiado o, peor aún, caer en la crónica soledad, puede llevarnos a consecuencias muy graves para nuestro carácter, llegando incluso a separarnos o aislarnos del entorno y personas que nos rodean. Esto nos puede transformar en seres empedernidamente ermitaños y amargados, es decir, algo más o menos parecido a cuando nos aparece el Ermitaño invertido: seres con tendencia a los extremos, que no se toma su retraimiento personal como un proceso de crecimiento, sino más bien lo vuelve patológico y cae en la amargura de ver la vida diferente, separados del resto.
   Un Ermitaño invertido es alguien que ha perdido su norte, que se ha dejado hipnotizar por las dulces garras de la oscuridad, el silencio y el autodescubrimiento exacerbado, generando así una separación de todo cuanto se aleja de él, incapaz de comprender a los demás. Éste niega a las demás personas, niega el ambiente en que vive e incluso a toda la divinidad que pueda existir. En consecuencia, se vuelve solitario, mezquino, alejado de todo lo que le une a otros seres, y por tanto, cualquier cosa externa se hace digna de recibir toda su culpa, crítica o resentimiento.
   Willow, como esencia floral vinculada al Ermitaño, es una flor tremendamente importante en este caso, pues suaviza el alma de tal manera que nos vuelve a «conectar» con todos nuevamente, sin dejar que ese Ermitaño empedernido y exacerbado se manifieste, y vivamos nuestra época de paz interior e introspección de la manera más sana y efectiva posible. Willow rechaza la amargura que se puede formar en nosotros, nos libra del rencor, nos hace perdonar y, algo muy importante, nos responsabiliza de nuestra vida y nuestro destino, sin culpar  ni resentirnos ante el resto.
   Esta flor es muy importante también, como dijimos, en la ancianidad (recordemos que el Ermitaño también es un anciano sabio), pues es la época en donde más tendemos a retraernos mucho, recordar el pasado a veces amargamente y a sentirnos sensibles y heridos con facilidad ante las demás personas.


   En conclusión, cada vez que nos aparezca en una lectura de tarot el Ermitaño en posición invertida, recetaremos la flor Willow. Es muy probable que en esa lectura el Ermitaño invertido nos esté mostrando una etapa de gran tristeza, soledad y aislamiento excesivo e innecesario, por tanto, la Flor Willow nos ayudará a quitar en primer lugar todo rastro de amargura y tristeza, y en segundo lugar, nos hará responsables de nuestra vida, motivándonos a salir de ese encierro y a volver a conectarnos con la vida, con toda la humanidad. 

(IX) WILLOW: usos generales, específicos y algunas combinaciones

   Willow es la flor principalmente de la amargura y el resentimiento, por tanto sus atributos tienen afinidad a mejorar cualquiera de estos rasgos en la personalidad. Sin embargo, este es sólo parte de sus usos, ya que Willow puede ser utilizado en otras situaciones. A continuación estudiaremos sus usos terapéuticos tanto generales como específicos:

    
   USOS GENERALES DE WILLOW: Esta es una flor, como dijimos, profundamente importante, ya que se relaciona a la tristeza que específicamente tiene que ver con la amargura y el resentimiento que llevamos por dentro. Es por eso que el principal uso general que tiene Willow, está destinado a corregir ciertos patrones de amargura y rencor que muchas veces nos invade, volviéndonos taciturnos y mezquinos ante el resto o alguien en específico.
   Habíamos dicho que esta flor está muy relacionada a la vejez, esto es porque las personas mayores al haber vivido muchos años, usualmente han tenido pérdidas o decepciones que han ido modificando su temperamento, llevándolos a ser más hostiles e irascibles, y a no disfrutar los momentos o actividades que usualmente de joven sí hacían. En conclusión, Willow es una flor muy recomendable de dar «a manera general» en personas de la tercera edad, aún sin haber los síntomas ya expuestos, pues esta flor les brindará incluso de manera inconsciente, una mejor postura ante la vida.
   Willow también, entre otros usos, está destinado para todos quienes sienten odio, rencor y mucha culpa, pero que, a diferencia de Pine –una flor que estudiaremos más adelante y que se relaciona a culparse a sí mismo–, las personalidades Willow culpan de todo lo que les pasa al resto o al ambiente en donde se desarrollan, incluso a las «fuerzas sobrenaturales».

   USOS ESPECÍFICOS DE WILLOW: 

1.- Para estados psíquicos y emocionales:
   -Para la autocompasión, cuando se sienten víctimas del destino o de las demás personas
   -Para la amargura arraigada adentro que puede provenir de muchas razones
   -Excelente uso en quienes por gusto o convicción culpan a los demás de sus propias desgracias
   -Contra la hostilidad y el resentimiento
   -Para quienes no pueden perdonar fácilmente y viven una vida llena de rencores
   -Muy útil en la tercera edad a manera general
   -Útil en personas que han sido víctimas de alguien por muchos años; les ayuda a olvidar
   -Para la tristeza causada por la amargura y la soledad. Estas personas tienden a ser solitarias
   -Útil para quienes tienen problemas para perdonar o pedir perdón

2.- Para padecimientos físicos: Indirectamente, Willow ayuda en los siguientes padecimientos:
   -Problemas digestivos
   -Artritis (sobre todo Artritis Reumatoide)
   -Dolores articulares varios
   -Enfermedades a la piel causadas por estrés e irritación
  
ALGUNAS COMBINACIONES CON WILLOW PARA TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS O ESPECIALES:


Personalidad quejumbrosa: Willlow + Holly + Chicory + Beech



Contra el envejecimiento prematuro: Willow + White Chestnut + Wild Rose + Gentian



Para llevar una mejor vida durante la tercera edad: Willow + Olive + Star of Bethlehem + Honeysuckle

sábado, 8 de agosto de 2015

(IX) WILLOW: análisis y principales características

   Dentro de las treinta y ocho esencias que componen todo el kit de Bach, tenemos varias flores que están empleadas para los diferentes trastornos emocionales ligados a la tristeza, sin embargo, si desglosáramos estas características, podemos descubrir que esta tristeza puede provenir de muchos factores; uno de los más importantes es el resentimiento y la amargura. En este caso con Willow (o en español, Sauce) se habla de una amargura proveniente de principios bien definidos, causados sobre todo por una insistencia en ver la vida de forma negativa, rencorosa y a cierta inclinación de culpar a otros de sus propias desgracias, cayendo siempre en la autocompasión e ideas de “mala suerte”.
   Willow es un árbol principalmente ligado a los estados emocionales, pues tanto sus características físicas como esenciales nos remiten a un impulso de ver la vida de forma más optimista, no por nada sus ramas son coloridas, flexibles y de fácil generación. Incluso algunas especies se les llama “Sauce Llorón”, como si a través de su nombre éste intentara recordarnos lo mal que nos vemos con una actitud triste, y que debemos ver la vida con más amor, felicidad y sin culpas.
 
Árbol Willow 
   Nombre Científico: Salix alba vitellina  
   Método de preparación: ebullición
   Partes usadas para el remedio: las ramas más jóvenes, flores femeninas y masculinas
   Estados de ánimos principales que corrige:
   -Tristeza, provocada por una actitud pesimista
   -Gran resentimiento contra todos y una manera muy amarga de ver la vida
   -Insistencia en resaltar los aspectos negativos de las circunstancias
Flor Willow en estado silvestre
   -Tendencia a criticar a las personas
   -Convicción de tener mala suerte y que el destino es cruel
   -Tendencia a culpar a otros de sus propias desgracias
   -Rabia y rencor cuando otras personas son felices o les salen las cosas bien
   -Profunda desolación, autocompasión
   -Personalidad amargada, seria y resentida

   Características propias de la flor y su cultivo: Willow es un pequeño árbol ornamental, con flores masculinas y femeninas. Su característica física principal, como dijimos, es la presencia de coloridas ramas y hojas que le dan un aspecto de gran felicidad; estos colores suelen ir desde el amarillo pálido hasta el rojo intenso.
   Este pequeño árbol está vinculado a las emociones positivas, así también a la fuerza de regeneración, flexibilidad y abundancia, pues sus ramas echan raíces con facilidad y pueden crecer en muchos tipos de suelos. Su gran aspecto espiritual se vincula como una consagración a la luna (¿la luna gobierna las emociones?) y por eso se suele vincular al flujo sano de la vida y las emociones.

   Análisis de la esencia floral Willow: El Dr. Bach nos dice respecto a Willow lo siguiente: «para quienes han sufrido adversidades o infortunios y no los pueden aceptar sin queja ni resentimiento, ya que juzgan la vida de acuerdo con el éxito que les trae. Piensan que no han merecido pasar una prueba tan dura; que la vida ha sido demasiado injusta con ellos y se vuelven amargados. A menudo pierden el interés y se vuelven menos activos con aquellas cosas de la vida que antes disfrutaban.»
   El individuo cuya esencia que necesita es Willow, se caracteriza por ser alguien de gran amargura y tristeza, con una patológica inclinación a resaltar sólo el lado negativo de la vida. Estos individuos suelen ser personas insatisfechas con su vida y casi siempre culpan otros de sus propios infortunios. Es muy común que estas personas sean excesivamente supersticiosas y se conciban siempre como personas repletas de mala suerte. En cierto modo, viven siempre sumidos en la autocompasión.
   Su manera de ser casi siempre los hace comportarse frente a los demás como seres irritables, huraños, depresivos y quejumbrosos. Es muy común ver este tipo de características en personas de avanzada edad, que debido a sus experiencias y pérdida de seres queridos, tienden a tomar este tipo de posturas.
   En cualquier caso, son proclives a proyectar una energía muy negativa, y aún peor, muy contagiosa. No les interesa en absoluto entregar ni solidarizar, aunque no ponen impedimentos a la hora de recibir, excusándose que es lo mínimo que merecen por ser “víctimas del destino”.
   Detestan que otras personas sean felices, que tengan logros y estén sanas y conformes con su vida. Hay cierta vena de envidia cuando esto ocurre y pueden actuar de manera malévola para arruinar los planes o logros de otros. Además, suelen ser profundamente rencorosos y albergan durante mucho tiempo resentimiento cuando alguien les hace daño. Son incapaces de perdonar o pedir perdón.

   Estos individuos necesitan tener de manera urgente una guía espiritual, algo que les ayude a canalizar su rencor y amargura hacia la toma de un sendero correcto que los lleve a reconciliarse con el destino, y más aún, que los lleve a responsabilizarse de sus propios actos, pues es bien sabido que nadie más que uno mismo es responsable de todo lo que vive. 

Flor Willow en una tarjeta de diagnóstico

domingo, 2 de agosto de 2015

(IX) EL ERMITAÑO: significados generales, específicos y algunas combinaciones


 Significado del Ermitaño en posición normal: El Ermitaño en posición normal, es una carta que ante todo no debe asustarnos, si bien su aspecto puede sonar más lúgubre y sombrío en relación a otras cartas ya estudiadas –quizá con excepción de la Sacerdotisa–; es una carta que puede resultarnos profundamente beneficiosa y positiva cuando nos sale en determinadas situaciones.
   El Ermitaño en posición normal nos habla básicamente de: un retraimiento, una separación entre nosotros y el mundo que nos rodea (o sea, es una carta profundamente espiritual). Este retraimiento no tiene por qué ser físico (aunque a veces sí lo es), y casi siempre viene acompañado de periodos de análisis, reflexión y profunda meditación sobre nosotros mismos o en el lugar donde estamos inmersos. Aquí pueden venir cuestiones filosóficas a la mente, crisis de identidad o existencial; al que se nos mueve interiormente de manera lenta pero efectiva, haciendo así detallados análisis sobre nuestra vida. Este periodo no tiene por qué ser necesariamente distanciamiento físico, aunque lo que sí garantiza, es que la persona enfrentará un momento en que analizará con más calma y mejor todas las cosas.
   Otro significado del Ermitaño en posición normal es la madurez que trae, el alcanzar un desarrollo de nuestros pensamientos y formas de ver la vida. También es conocimiento en algo que nos estemos desarrollando. Y, por qué no, igualmente augura tristeza, sobre todo cuando no estamos familiarizados con la soledad y la reflexión, o cuando necesitamos compulsivamente la compañía de otros.
   Por último el Ermitaño en su labor consciente de guía y conocedor de grandes historias, puede significar que, o bien estamos siendo guiados por alguien que nos hace bien, puede ser un educador, un maestro, un consejero (mirar alrededor del consultante); o bien nosotros estamos efectuando una labor de guía hacia una persona o grupo en particular, lo cual hacemos de manera correcta y acertada.  



 Significado del Ermitaño en posición invertida: Si el Ermitaño en posición normal resulta algo incómodo para quienes están poco familiarizados a la reflexión o al conocimiento profundo del ser, el Ermitaño invertido puede significarles un verdadero desastre.
   De todas maneras, el Ermitaño en posición invertida es una carta que, como la mayoría de las invertidas, corrompe el equilibrio perfecto del arcano, para irse así a cualquiera de los extremos que no resultan muy aconsejables. Esta carta al revés básicamente nos habla de varias posibilidades: una de ellas es que nos estamos volviendo exageradamente «ermitaños», al punto de querer perder todo contacto con el mundo, cayendo en situaciones patológicas como las fobias, la ansiedad o el exceso de timidez. Este comportamiento es típico en quienes tienen dificultades para socializar o hallar una conducta adecuada para la sociedad. Otro significado nos habla de periodos de tristezas quizá manejables, pero que están causándonos cierto malestar en nuestra vida. Casi siempre esta tristeza o amargura derivan de las situaciones muy personales que ha vivido el consultante o, con mayor frecuencia, al sentirse abandonado o poco comprendido por el ambiente donde se ha desarrollado.
   El Ermitaño invertido igualmente puede significar lo contrario a la balanza, es decir, que nuestro periodo de reflexión y separación con nuestro mundo ha concluido, que debemos volver a socializar ya más maduros y más crecidos interiormente. O también, y en un caso no tan positivo, puede significar que alguien se niega a tomarse ese periodo de análisis personal y de madurez, para toma una actitud infantil e ingenua ante la vida (similar a un Loco invertido), cometiendo errores y haciendo poco análisis de las situaciones.
   Esta carta cuando habla de otras personas que nos guían, nos dice que no debemos confiar en ellos, que son poco ortodoxos, falsos, charlatanes y hasta traicioneros. Que debemos tener mucho cuidado.
  

SIGNIFICADOS ESPECÍFICOS PARA EL ERMITAÑO:

Significado psicológico, posición normal: Una personalidad equilibrada, inteligente y con mucho conocimiento. Alguien que quizá se ha retirado un poco de la vida mundana para cumplir con una misión personal o especial; alguien que no tiene mucho interés en conocer gente, pero que sí conserva la capacidad para educar e instruir a otros por el camino del conocimiento.
Significado psicológico, posición invertida: Puede hablarnos de una persona excesivamente tímida, retraída o con algún problema antisocial. Indica debilidad, inmadurez, ignorancia. También puede ser una persona que no se toma la vida en serio y no lleva un comportamiento adecuado.

Significado en el amor, posición normal: Es quizá el área menos beneficiada por el Ermitaño. En general habla de amores escasos o ausencia absoluta de éste. De todas maneras, alguien representado por el Ermitaño es una persona más bien fría o que le cuesta expresar sus sentimientos. Poca importancia en el amor.
Significado en el amor, posición invertida: Lo mismo, pero de manera aún peor o exagerada. La persona no desea o no tiene las herramientas para estar en pareja. Bloqueos. Dificultad excesiva para amar o renuncia absoluta a un amor por decidir un camino diferente.  

   Significado para la familia, posición normal: Si bien puede existir amor hacia la familia que tiene o que ha formado, existe poco contacto con ella y hay más bien distanciamiento.
   Significado para la familia, posición invertida: En un grado mayor, existe más desapego por la familia, y por tanto no presenta ningún interés en ella.

   Significado para amistad, posición normal: Pueden haber amistades, pero éstas son más bien distanciadas o, en el mejor de los casos, cumplen afinidades más ligadas a temas profesionales o de estudios, con pocos sentimientos o apegos emocionales.
   Significado para amistad, posición invertida: Ausencia de amistad o incluso de aceptación por los demás. Exceso de timidez e inadaptación que impide socializar, o incluso, pueden haber amistades que no son confiables en lo absoluto.

   Significado para trabajo, posición normal: Dependerá mucho el trabajo que se tiene o al que se desee obtener. En general, el Ermitaño es muy positivo en trabajos ligados a la ciencia, la investigación y los estudios minuciosos como la Filosofía o Ciencias Sociales. En todos estos casos es una carta muy positiva que implica gran compromiso y amor por lo que se hace. En los demás trabajos, puede hablar de disconformidad y falta de pasión (frialdad), pero aun así, el Ermitaño resulta bastante positivo en áreas laborales, pues indica en general mucha madurez, responsabilidad y reflexión.
   Significado para trabajo, posición invertida: Puede indicar dificultades a causa de bloqueos emocionales, poca responsabilidad, compromiso y falta de apego a éste. O bien, incapacidad personal para hacerlo correctamente.

   Significado para dinero, posición normal: Dinero justo, que no sobra ni falta. En general hay gran tendencia al ahorro, lo que puede llevar a crecer lentamente las ganancias personales.
   Significado para dinero, posición invertida: Puede indicar una avaricia extrema y una necesidad compulsiva de ahorrar, o también una carencia de dinero que provoca grandes dificultades.
                                                                               
ALGUNAS COMBINACIONES CON EL ERMITAÑO:





EL ERMITAÑO + LOS ENAMORADOS: llegada de un amor o mínimamente de un gran amigo








EL ERMITAÑO + LA LUNA: mucha tristeza y problemas emocionales. Peligro de depresión.








EL ERMITAÑO + EL COLGADO: reflexionamos demasiado y al final no hacemos nada o nos volvemos incompetentes. También puede indicar grandes obstáculos que debemos sortear. 





EL ERMITAÑO + EL MAGO: luego de meditar y pensar pasamos a la acción, haciendo las cosas con mayor efectividad. 








EL ERMITAÑO + 3 DE COPAS: es momento de abandonar la soledad o la tristeza, para compartir con nuestros seres queridos.  

sábado, 1 de agosto de 2015

(IX) EL ERMITAÑO: simbología, análisis y principios arquetípicos

    El ermitaño. Una carta que está impregnadade misterios y mucha sabiduría. Representa como tal un periodo trascendental en la vida del ser humano, en donde abandonamos todos nuestros elementos que nos conectan al mundo consciente y físico, para adentrarnos a los aspectos más sutiles de nuestro ser.
   Este naipe es una clara alusión a los misterios y la sabiduría hallados en nuestros interior, no por nada tiene cierta relación con la Sacerdotisa (símbolo del misterio y la intuición), además de ser un naipe que nos conecta mediante el silencio y el trabajo interior, con los mecanismos para encontrarnos a nosotros mismos y así llegar a la cima tan igual se muestra en el diseño de Rider-Waite. Ya nos dijo este autor en su libro la expresión «donde yo estoy, tú puedes estar», haciendo clara referencia a la carta del Ermitaño, pues así como éste puede ser el hombre que se aísla para encontrarse a sí mismo y encontrar su propio sendero; así también puede ser el guía y el ser sabio que nos enseña llanamente los arduos misterios de la evolución.
   A continuación hablaremos de la simbología del Ermitaño en las cuatro barajas que estudiamos:

EL ERMITAÑO DEL TAROT RIDER-WAITE:
 
El Ermitaño, tarot Rider-Waite
   Lo primero que vemos en esta carta y lo que más nos llama la atención, es la presencia de un anciano que ocupa gran parte del espacio. Vemos que este hombre parece estar parado en la cima de un monte frío portando una linterna y un bastón, además su estructura corporal parece algo encorvada, como en una fina expresión entre la meditación, la tristeza y la observación.
   La barba que vemos en su rostro nos habla inmediatamente de la experiencia y la sabiduría de este ser, no por nada es un Ermitaño, conocedor de grandes historias y secretos. Él además lleva un traje gris, con el que cubre casi todo el cuerpo, este traje aparte de representar la austeridad es también una clara alusión a su protección: él está tan centrado en sí mismo y sus experiencias, que se protege de cualquier influencia externa. Lleva en su mano izquierda un bastón, que algunos autores mencionan que es la misma vara que portaba el Loco inconsciente y el Mago en su labor, aquí el Ermitaño la lleva en su mano, tocando el piso para hacer contacto con lo terrenal, con el mundo, pues a pesar de estar alejado de él y ensimismado en sus propias experiencias, no ha perdido contacto con la realidad. En su mano derecha lleva una linterna (que para los Wicca nos recuerda la lámpara del druida que ilumina el sendero). Curiosamente esta lámpara no lleva ni un foco ni una vela, sino una estrella de seis puntas, la cual es un antiguo símbolo que se usaba para explicar la unión del agua y el fuego (triángulo hacia abajo y hacia arriba respectivamente) y que representaba las dualidades de la vida. Esta estrella de seis puntas aquí representa la intención de este Ermitaño que parece ser doble: por un lado se aísla del mundo para crecer él y encontrarse a sí mismo (inconsciente), pero por el otro, también lo hace para encontrar respuestas y compartir estas experiencias con los demás a forma de guía (consciente); por eso es que el hecho de encontrar respuestas para él resulta tan importante.
    El terreno por donde viaja es frío, oscuro y hostil; este terreno puede simbolizar fácilmente la mente y el inconsciente humano, que aunque sabemos no es característicamente así, sí lo puede ser para quien por primera vez incursiona en terrenos nunca antes explorados, como este hombre.
  
EL ERMITAÑO DEL TAROT DE MARSELLA:
 
El Ermitaño, tarot Marsella
   El Tarot Marsella nos muestra una versión un tanto parecida al Ermitaño Rider Waite, sin embargo, si nos damos cuenta y vemos con detenimiento, notaremos que existen ciertas diferencias entre uno y el otro que es de mucha importancia mencionar.
   Aquí observamos que un hombre igualmente de aspecto mayor camina con una misma postura corporal a través de un sendero. Va alumbrando el camino por donde se dirige e igualmente se apoya de un bastón. Ahora bien, la túnica que lleva por fuera es de un color azul, mientras que por dentro, resplandecen los colores rojos y amarillos que denotan más bien el poder introspectivo de este arcano; es decir, que mientras se protege con su traje de las influencias externas y del mundo mediante su capa, al mismo tiempo cultiva su interior e inconsciente. Es por eso que la linterna que lleva en su mano parece estar más oculta y más apegada hacía sí mismo en esta baraja, en contraste con la versión de Waite que más bien la apuntaba hacia afuera, dando a entender que la sabiduría y la luz no sólo debe ser para uno mismo, sino también instruirla y difundirla a los demás.
  
EL ERMITAÑO DEL TAROT BALBI:
 
El Ermitaño, tarot Balbi
   En el Tarot de Balbi, observamos a un mismo hombre de aspecto mayor que parece caminar de noche por un sendero abandonado. Él, a diferencia de los anteriores, parece mirar su situación con una expresión de mayor tristeza; aunque su mirada también se centra en la linterna que porta en su mano derecha, como si ésta fuera su única esperanza para llegar donde realmente quiere.
   Los colores que más abundan aquí son el Rojo, el Violeta y el Verde. El Rojo, que es el color que prácticamente cubre al Ermitaño por completo, representa aquí la protección que éste tiene ante el mundo que le rodea, y en segundo lugar, es su energía con la que va paso a paso en su lenta trayectoria. El violeta es la energía espiritual, que si nos fijamos bien, está tanto en lo alto como en lo bajo, señalando que la energía espiritual del ermitaño es total y sus intenciones son buenas. El otro color que abunda es el verde, y nos habla de las energías en equilibrio, pues claro está que el Ermitaño en su postura lenta y sosegada por el mundo, parece estar en paz consigo mismo. Cabe señalar que la linterna de este hombre es igualmente una estrella, la cual significa una guía en el camino; a ésta misma podemos verla repetida en la carta como el único punto luminoso encontrado en el cielo.
   El símbolo que tiene este arcano es Neptuno; su letra hebrea es Teth, con un valor de nueve; y hay quienes asocian este arcano con el signo zodiacal de Virgo, recatados y puros.
  
EL ERMITAÑO DEL GOLDEN TAROT:
 
El Ermitaño, Golden Tarot
      En la versión de Golden Tarot, vemos que el Ermitaño está representado por un hombre rodeado de un ambiente menos lúgubre y más en contacto con la naturaleza, portando igualmente a su lámpara del conocimiento. Está rodeado de varios animales, entre ellos los que más destacan son en siervo, una codorniz y un gato. El hombre parece cuidar de ellos con fervor y amor. Tanto su propia ropa como su postura, parecen demostrar completa austeridad y altruismo, no por nada la misma autora dice comparar esta imagen –y probablemente al arcano del Ermitaño en sí– con a San Francismo de Asís, el hombre que mediante la doctrina religiosa enseñó los valores de la austeridad, el sacrificio y el amor.

VALOR ARQUETÍPICO DEL ERMITAÑO:


   Encontrar el valor arquetípico del Ermitaño puede no ser realmente complicado, sobre todo cuando observamos bien los diferentes modelos de esta carta y notamos que todos confluyen, colectivamente, a la imagen de un hombre anciano y sobrio que mediante sus pasos parece tener la intención de encontrarse consigo mismo.
   La imagen de un hombre mayor, con sobrias vestiduras y barba en su rostro, parece remontarnos de lleno a los conceptos de sabiduría, experiencia y madurez; representándonos inmediatamente a ese anciano sabio que nos encontramos en el camino, o si queremos hablar más ajeno a nosotros, al mismo anciano que en los cuentos o fábulas el héroe se encuentra para ser guiado por el sendero correcto. El Ermitaño es precisamente todo esto, y no necesariamente debe ser guía externo, también puede ser nuestro propio inconsciente quien nos hable a través de la meditación y los sueños.

   El Ermitaño es el hombre sabio, el que nos empuja a aislarnos para conocernos a nosotros mismo, o también, es la sabiduría ya lista y madura para que la podamos exponer al mundo y ser escuchados.